Publicado: 12 de Febrero de 2015

Algunos niños con autismo muestran mejoras a los 6 años de edad, según un estudio

Fuente: JAMA Psychiatry

Fecha: Enero 2015

·         Ver noticia completa

Más del 10 por ciento de los niños en edad preescolar a los que se había diagnosticado autismo experimentaron mejoras en sus síntomas a los 6 años de edad, y el 20 por ciento obtuvieron algunas mejoras en el funcionamiento cotidiano, según un estudio reciente.

Los investigadores canadienses siguieron a 421 niños desde el momento del diagnóstico (entre los 2 y los 4 años de edad) hasta los 6 años de edad, y recogieron información en cuatro momentos del tiempo para ver cómo evolucionaban los síntomas y su capacidad de adaptación a la vida cotidiana.

“Entre el 11 y el 20 por ciento lo hicieron muy bien”, dijo el líder del estudio, el Dr. Peter Szatmari, jefe del equipo de salud mental infantil y juvenil del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto

Pero la mejora de la gravedad de los síntomas no se relacionó necesariamente con mejoras en el funcionamiento cotidiano, dijo Szatmari. El 11 por ciento de los niños experimentaron cierta mejora de los síntomas. Aproximadamente el 20 por ciento mejoraron en lo que los expertos llaman el “funcionamiento adaptativo”, en referencia a cómo funcionan en la vida diaria. Estos no fueron necesariamente los mismos niños, dijo.

“Puede haber un niño que a lo largo del tiempo aprenda a hablar, a socializar y a interactuar, pero aun así presente síntomas como la agitación, moverse de un lado para otro y hablar de forma repetitiva”, dijo Szatmari. “O puede haber niños que no pueden hablar ni interactuar, pero sus síntomas como la agitación se reducen notablemente a lo largo del tiempo”.

La interacción entre estas dos áreas (la gravedad de los síntomas y la capacidad de funcionamiento) es un misterio, y debería ser el tema de más investigaciones, dijo Szatmari. Es necesario abordar tanto los síntomas como el funcionamiento cotidiano.

Solamente 66 de los participantes del estudio eran chicas, y Szatmari halló que ellas tenían unos síntomas menos graves y experimentaron una mayor mejora de los síntomas que los chicos. Cuanto más pronto se diagnosticaba a los niños, más probabilidades tenían de mostrar mejoras en su funcionamiento, halló el estudio.

Aproximadamente uno de cada 68 niños en Estados Unidos tiene un trastorno del espectro autista (TEA), y los chicos más que las chicas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El TEA es un grupo de alteraciones del desarrollo marcado por dificultades sociales, comunicativas y conductuales. Los síntomas pueden variar de leves a graves y se cree que la afección es para toda la vida.

El estudio fue publicado en línea en la edición de enero de la revista JAMA Psychiatry.