Publicado: 4 de Junio de 2015

Las víctimas de ‘bullying’ no suelen convertirse en adultos inadaptados

Fuente: American Psychologist

Referencia: Volumen 70, número 4, página(s)

Fecha: Mayo-Junio 2015

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS)

Un número especial de «American Psychologist» ofrece una revisión exhaustiva de más de cuarenta años de investigación sobre «bullying», el acoso entre los jóvenes en edad escolar. Los distintos artículos publicados explican que la víctima del acoso escolar no tiene por qué convertirse en un adulto inadaptado, que el bullying se da en ambos sexos y que es una forma de agresión interpersonal pero también grupal, caracterizada por una relación en la que hay un desequilibrio de poder entre los dos durante un periodo de tiempo y en la que el «matón» está socialmente integrado y tiene altos niveles de popularidad entre sus iguales.

«La tradición de los matones ha penetrado mucho en la literatura y la cultura popular. Sin embargo, la intimidación como una forma distinta de la agresión interpersonal no ha sido estudiada sistemáticamente hasta la década de 1970. La atención al tema desde entonces ha crecido de manera exponencial», señala Shelley Hymel, profesora de Desarrollo Humano, Aprendizaje y Cultura en la Universidad de Columbia Británica, en Canadá.

Esta experta académica escribe sobre el tema en el número especial junto con Susan M. Swearer, profesora de Psicología de la Escuela de la Universidad de Nebraska-Lincoln, en Estados Unidos. «Inspirada por la Conferencia de 2011 de la Casa Blanca para la Prevención del Acoso Escolar, esta colección de artículos documentan la comprensión actual del acoso escolar», señala.

El número especial consiste en un resumen introductorio de Hymel y Swearer, codirectoras de la Red de Investigación Bullying, y cinco artículos en diversas áreas de investigación sobre la intimidación, incluyendo los efectos a largo plazo del «bullying» en la edad adulta, razones por las que niños acosan a otros, los efectos de la leyes contra la intimidación y las maneras de traducir la investigación en la práctica contra el acoso escolar.

No todos inadaptados

En «Resultados a largo plazo en los adultos de la victimización entre iguales en la infancia y la adolescencia: caminos al ajuste y desajuste», Patricia McDougall, de la Universidad de Saskatchewan, y Tracy Vaillancourt, de la Universidad de Ottawa, ambas en Canadá, destacan que la experiencia de ser intimidado es dolorosa y difícil. Su impacto negativo en el funcionamiento académico, la salud física y mental, las relaciones sociales y la autopercepción, puede soportarse a través de los años escolares, pero no todos los niños víctimas se convierten en adultos inadaptados.

En este artículo, los autores proporcionan una visión general de los resultados negativos experimentados por las víctimas a través de la infancia y la adolescencia y algunas veces en la edad adulta. A continuación, analizan los resultados de estudios prospectivos para identificar los factores que conducen a diferentes resultados en distintas personas, incluyendo en su biología, el tiempo, los sistemas de apoyo y la autopercepción.

En otro de los informes, «Un marco relacional para la comprensión del bullying: antecedentes del desarrollo y resultados», de Philip Rodkin y Dorothy Espelage, de la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, y Laura Hanish, de la Universidad Estatal de Arizona, en Estados Unidos, describen la intimidación desde una perspectiva de relación. Para distinguir la intimidación de otras formas de agresión, debe existir una relación entre el agresor y la víctima, tiene que haber un desequilibrio de poder entre los dos y ha de llevarse a cabo en un periodo de tiempo.

Relación «matón-víctima»

«El acoso es perpetrado dentro de una relación, aunque una relación coercitiva, desigual y asimétrica que se caracteriza por la agresión», escriben los autores. Dentro de esa perspectiva, la imagen de los matones como jóvenes socialmente incompetentes que dependen de la coacción física para resolver los conflictos no es más que un estereotipo.

Aunque este tipo de relación «matón-víctima» existe y es principalmente masculina, los científicos describen otro tipo de matón que está socialmente más integrado y tiene sorprendentemente altos niveles de popularidad entre sus iguales. En cuanto al sexo de las víctimas, la intimidación es igual de probable que ocurra entre niños y niñas, porque se produce entre grupos del mismo sexo.

El documento de Catherine Bradshaw, de la Universidad estadounidense de Virginia, «Traduciendo investigación a la práctica en la prevención de la Intimidación», revisa la investigación y la ciencia relacionada con el desarrollo de un conjunto de recomendaciones para programas eficaces de prevención del acoso escolar.

A partir de los resultados mixtos de los programas existentes, la autora identifica los elementos esenciales de los enfoques de prevención prometedores, por ejemplo, una estrecha supervisión del parque infantil, la participación de la familia, y estrategias consistentes de gestión del aula, y recomienda tres enfoques escalonados de salud pública que pueden asistir a los estudiantes en todos los niveles de riesgo. Según esta experta, los esfuerzos de prevención deben ser sostenibles e integrados para lograr un cambio.

Un problema grupal

«La comprensión de la psicología de la intimidación: hacia un modelo social-ecológico de diátesis-estrés», por Susan Swearer, de la Universidad de Nebraska-Lincoln, y Shelley Hymel, de la Universidad de British Columbia, señala que la participación de los niños en la intimidación varía a través de los roles y en el tiempo. Un estudiante puede ser víctima de los compañeros de clase e intimidar a un hermano en casa.

El acoso es una forma compleja de agresión interpersonal que puede ser a la vez un proceso de uno a uno y un fenómeno de grupo, que afecta negativamente no solo a la víctima, sino también al matón y los testigos. En este trabajo, los autores sugieren un modelo integrado para el examen de la intimidación y la victimización que reconoce la naturaleza compleja y dinámica de la intimidación a través de múltiples ajustes en el tiempo.

Desde el tiroteo en Columbine High School (Estados Unidos) en 1999, todos los estados excepto uno han aprobado leyes contra la intimidación y múltiples decisiones de los tribunales han hecho de las escuelas más responsables de la victimización entre iguales, como se recuerda en «Leyes y políticas sobre el concepto de acoso escolar en la escuela», de Dewey Cornell, de la Universidad de Virginia, y Susan Limber, de la Universidad de Clemson, ambas en Estados Unidos.

Desafortunadamente, los enfoques jurídicos y políticos actuales, que están fuertemente enraizados en las leyes sobre el acoso y la discriminación, no proporcionan una protección adecuada para todos los estudiantes intimidados, lamentan los autores. En este artículo, estos expertos proporcionan una revisión del marco jurídico que sustenta muchas de las leyes contra el «bullying» y hacen recomendaciones sobre las mejores prácticas para la legislación y políticas para abordar eficazmente el problema del acoso en la escuela.

ETIQUETAS → Europa Press • Noticia